Turf solidario ¡Gracias!

ras un temporal de nieve y frío histórico en la capital de España, lo primero que quiero hacer es agradecerle a los profesionales de las carreras de caballos su dedicación incondicional a los animales. Y es que, sin ir más lejos, los mozos (a veces los grandes olvidados dentro del mundo del Turf, y cuyo mérito es incalculable) hicieron estos días un esfuerzo a la altura de la pasión que sienten por los pura sangre a los que cuidan cada día. Ante la imposibilidad de realizar desplazamientos en coche, muchos de ellos no dudaron en caminar más de una hora entre la nieve (que alcanzó en muchos casos el medio metro de altura) hasta llegar a su puesto de trabajo en el hipódromo de La Zarzuela ¡Una lección de compromiso!